Fauna de Los Pedroches: Lagarto ocelado (Lacerta lepida)

El lagarto ocelado es una de las especies más populares y conocidas de Los Pedroches, pues además de ser un especie emblemática de la Península Ibérica guarda un amplio espacio en la cultura popular. El lacerta lepida es el lagarto más abundante de todos los que se dan en la Península y el más grande de los lagartos europeos. Mide unos 60-70 centímetros de media y es de cuerpo robusto y color verde, con una característica espalda moteada con ocelos esféricos, de ahí su nombre. Estos ocelos contrastan con su verde oscuro y dan a este reptil un aspecto muy llamativo.

lagarto-ocelado-foto-de-jose-a-hernandez

Es relativamente frecuente ver a los lagartos en caminos, carreteras y paredes y zonas rocosas. Su hábitat es muy amplio, pues lo mismo viven en zonas desarboladas y de cultivos que en olivares o en dehesas. Pese a que no es una especie en riesgo, su número ha descendido considerablemente en los últimos años debido a los cambios de uso del suelo, la utilización de productos químicos o la sobreexplotación ganadera, entre otros factores.

El lagarto ocelado es omnívoro y se alimenta de insectos, huevos, plantas, pollos de aves pequeñas, roedores etc… lo que da una idea de su capacidad de adaptación a determinados hábitat.  Los lagartos hibernan  de noviembre a febrero y cuando están activos solo se mueven de día buscando el sol.

Los lagartos siempre han formado parte del imaginario colectivo, de la memoria de las gentes del campo y de la cultura popular. Al lagarto se le invocaba contra la mala suerte (lagarto,lagarto) y hay multitud de refranes y expresiones relacionadas con este animal. «Vamos a ponernos al sol como los lagartos» o «Ocioso y lagarto no mueren de infarto» son algunos de los ejemplos a los que nos referimos. Su fortaleza y su velocidad siempre ha sido admirada y por ello las gentes del campo siempre han pensado que el cuando el lagarto muerte no suelta hasta que no se le da muerte.

Este animal salvó además del hambre a muchas personas porque durante mucho tiempo se consideró un animal comestible. De hecho se compraban y se vendían en los pueblos para luego ser cocinados al fuego.

IMG_3175

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s